domingo, 26 de marzo de 2017

DESCRIPCION DE CAPITULO 12

Después de muchos días de viaje, la Emperatriz por fin llegó a la montaña Errante. Aquella montaña tenía la cumbre más formidable de toda Fantasia. Ni los más famosos, ni los más valientes o mejores alpinistas se atrevían a subir y los únicos seres que vivían allí eran gelidores, que se pensaban los únicos seres del universo. Para dar un solo paso, tardan siglosLa emperatriz subía por la Montaña dormida en su camilla. Al llegar a la cima, se encontró con un huevo gigantesco. Había una escalera que conducía a la cima del huevo. Comenzó a subir. Mientras subía, se fijó que en los peldaños había frases como `¡Vuelve!' `¡Vete!' `esto no es ningún juguete' hasta el último peldaño, que ponía `Bienvenido, soy el Viejo de la Montaña Errante'. Después de subir el último peldaño, vio a un hombre escribir en un libro titulado `La Historia Interminable'.


No hay comentarios:

Publicar un comentario